jueves, 5 de mayo de 2016

Capitán América: Civil War. (Anthony & Joe Russo, 2016)

Hace poco comentaba por Twitter que el Universo Cinematográfico Marvel, a nivel narrativo, iba un poco regular. Me basaba en que tras más de 11 películas lo único que había dejado pulido es que hay un grupo cada vez más numeroso de héroes y un puñado de gemas muy peligrosas, y que cada una de las nuevas entregas venían una vez y otra a decirte que lo mejor aún estaba por llegar. Sinceramente, de la Fase 2 solo me he enamorado de 'Capitán América: el Soldado de Invierno', puesto que la de Ultrón me resultó bastante vendehumos y gatillazo, las secuelas de Thor y Iron Man me entretuvieron sin más, y Ant-Man me recordaba más a una peli veraniega de consumo rápido y olvidable que a una más de esta franquicia. En fin, las más y las menos, me podían gustar de manera individual, pero en conjunto me empezaban a dejar desfondado al no darme algo de veras rotundo.

'Civil War' por fin me ha dejado sensación de plenitud. Me he divertido con ella como un crío, reconozco el mérito de manejar tal cantidad de personajes involucrados en esta batalla, da un pasito de madurez, la cual resulta más confortable y liviana que en Capitán América 2, y desarrolla la historia más compleja de estos superhéroes de una manera congénita. Equilibra el tono de cine negro e importante de la primera secuela del Capi con el socarrón y canalla de la primera de Avengers, fórmula que vi fallar en 'La Era de Ultron'. Para analizar la causa de este éxito me tengo que remitir primero a cómo están introducidos los personajes tanto episódicos como los nuevos, cuyas apariciones y puestas en escena están mejor preparadas que en anteriores ocasiones. Los hay cuya importancia en la trama resulta evidente (Black Panther), y los hay que aligeran la tensión en los momentos oportunos (Spidey o Ant-Man). Segundo, mencionar la evolución más efectiva que sufren los principales, y destacar a una Viuda Negra que bien se merece su propia película. Además, ahora sí he logrado calar del todo con Bruja Escarlata y, sobre todo, con Visión, cuya presentación se me antojó obtusa e infructuosa. El peso de ambos sí lo veo justificado en esta historia. Y por último, el villano. Daniel Brühl como Zemo. Sin poderes, sin supertraje, sin capacidades más allá de las humanas. El villano más efectivo que ha habido en una franquicia en la que, incluído el carismático Loki, han desfilado antagonistas zafios y muchas veces simples. Me ha gustado mucho, y su razón de ser le convierte en más peligroso y extremo que todos los anteriores.


Hasta aquí quiero dejar bien claro que la peli la he gozado, que no necesito que nadie venga a convencerme de sus virtudes. Porque mi naturaleza cabezona de rascar dentro de las tripas de las películas cuando me fascinan y entusiasman de tal manera me hace ver que no es perfecta. Vamos, ni mucho menos. Sí, ahora toca decir cosas feas de ella. Nada alarmante, que nadie me venga a insultar aún, pero sí reseñable. Ni siquiera me meteré en el asunto de que la peli metaforiza con los súpers para justificar la labor de policía mundial con la que actúa EEUU en el resto del mundo. 


Para empezar, las dos batallas importantes. La que enfrenta a todos los héroes no es tan cruenta como cabía esperar. Espectacular, bien planificada y dirigida, desde luego. Pero lo que se supone que es una guerra civil entre superhéroes termina siendo una pachanga entre colegas que están de bronca, y en la que solo acaba destrozado uno. Secundario, por cierto, y al que no se atreven a dar el definitivo remate. He echado en falta ese pulso drástico, ese puñetazo en la mesa. La muerte que se produce en 'Age of Ultron' me dejó indiferente; en ésta me hubiera arrastrado a decantarme de pleno por uno de los dos bandos que se proponen. Pero lo dicho, la peli no se atreve a colocar a uno de sus héroes en tal entredicho. Una pena. La pelea final acaba siendo una explosión de emociones entre los dos principales contrincantes que me convence más que la anterior, pero para la cual hay que aceptar que la guerra civil no es tal, porque se convierte la mencionada guerra en un asunto personal. 


Otro punto negro (y quiero recalcar que he dicho punto negro, y no agujero) es la involucración de ciertos personajes en tal movida. Ojo de Halcón aparece porque sí, por la misma causa que en un patio de colegio coges para el partido a un amigo del que te acabas de acordar para equilibrar los equipos. Es un personaje que me gustó su papel en la primera de Vengadores, mejoró en Avengers 2, pero que aquí me resulta prescindible. Estaba mejor de vacaciones. Y la incursión de Spiderman, en fin... Se han sacado un Spidey muy majo, optimista, jovial, y definitivamente creo que vamos a gozar de nuestro amigo y vecino más famoso de Queens como nunca antes en la gran pantalla. Pero su participación en esta guerra se explica a que... Pues a que había que meter a Spiderman de una manera u otra, no hay más. Se han sacado una excusa cualquiera para ello, y le han colado en la peli con calzador. Insisto, es un personaje que lo clava en sus 15 minutos en la función. Pero que lo han metido a las bravas, también.


Y tampoco me gusta el hincapié con el que hace gala de ciertas virtudes de las que carece DC en la actualidad cinematográfica. Noto la sorna con tal descaro que me saca de la peli, no es un juego en el que quiera participar. Esos momentitos de "mira, DC, así se hace" no son propios de la que se ha erigido como saga cinematográfica más apabullante desde 'Star Wars'. Y menos aún sabiendo que DC, al menos, se presta a la valentía de enfangar a sus personajes en los terrenos morales en los que Marvel solo se queda en la puerta. Es un insulto para quienes llevan toda su vida disfrutando de los súpers. Para eso ya está Deadpool. 


Pese a esas pequeñas taras con las que me hubiera gustado que se diera un paso más allá, vuelvo a insistir, porque habrá quien aún crea que la peli no me ha convencido, de que este es el nivel que le pido a Marvel, esta es la primera división de la que no debe salir. Acción bien narrada, con pausas que la dejen respirar, sin pedantería cómica, sino con humor bien medido y usado cuando debe, y con un entretenimiento proporcional a la cantidad de héroes que desfilan dentro de ella. Esta vez sí, Marvel, dedito pulgar arriba. Por cierto, Team Iron Man a tope. 

8,5 / 10


7 comentarios:

  1. ¿víbora negra? Viuda Negra. Corrige lo. Team capi a fondo.

    ResponderEliminar
  2. ¿víbora negra? Viuda Negra. Corrige lo. Team capi a fondo.

    ResponderEliminar
  3. ¿A qué momentos de burla hacia DC te refieres?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todos son detallitos dentro de las peleas y explosiones que dan lugar en entornos civiles que en otras pelis de Marvel pasaban por alto. Que cuando mueran personas colateralmente los héroes tengan que angustiarse, y matizar esa angustia (Bruja Escarlata nada más empezar la peli, por ejemplo), o que Capitán América haga gala de esa superioridad moral que comparte con Superman, pero igualmente matizándola como guiñándole el ojo a DC. O no directamente a DC, sino a los espectadores, como para dejarles claro que no se salgan del tiesto, que es Marvel la que hace bien esas cosas.

      Eliminar
  4. Mi pensamiento después de verla es...Marvel no tiene rival !!

    ResponderEliminar