viernes, 12 de febrero de 2016

Jonathan Strange & Mr. Norrell. Temporada única.

El mérito de encontrarme con esta miniserie de la BBC no es mío, sino de mi novio, que es el que se encarga de encontrar estas rarezas que no suelen llegar a nuestro país en plataformas oficiales, y es el precioso mundo de Internet el que te permite acceder a ellas. Lo dicho, 'Jonathan Strange & Mr. Norrell' no encaja como producto que suela consumir. Y sin embargo, menuda sorpresa me he llevado con esta historia fantástica, en la que la magia resulta ser un campo de la ciencia caído en desgracia, abandonada durante siglos, y en la que dos magos practicantes se disponen a restaurar su dignidad. Ya de paso, luchando contra los franceses en la guerra.

Lo más inmediato que advertí nada más ponerme con el primero de los siete capítulos que la componen es el ambicioso diseño de producción. Acierta en el formato, que es ideal para desarrollar un cuento que en principio se tenía pensado llevar a cabo como película, y que hubiese perdido muchas subtramas interesantes. Abruma el detallismo en todos sus aspectos visuales, en los escenarios y decorados, las atmósferas, el sonido y banda sonora, el vestuario o la recreación de ciertos hechos históricos combinado con el folklore británico. Los actores, quienes suelen trabajar como secundarios en la mayoría de sus trabajos, son maravillosos, y recrean unos personajes asombrosos, chocantes y llenos de sorpresas. Me consta que no está doblada al castellano, pero por si acaso: versión original, nenes. Merece mucho la pena escuchar los acentos, las puntualizaciones y los matices de cada uno, porque uno de los grandes valores de la serie son las interpretaciones. 


A destacar lo bien que combina la realidad de la Inglaterra de las guerras napoleónicas con la fantasía y el mundo de las hadas. El engranaje es milimétrico, y toda la magia que envuelve a la historia resulta natural hasta el punto de volverse cotidiana. A la hora de ponerse tétrica, la serie se controla con mucho desparpajo. En ningún momento necesita ponerse rarita para ensimismar al espectador. Es fascinante lo lubricadas que están las transiciones entre ambientes bélicos, palaciegos, u hogareños hacia escenarios de un imaginario delicioso. Es una gozada cada vez que uno de los magos se adentra en el mundo de Desesperanza y cada vez que realizan cualquier hallazgo que nos permite descubrir junto a ellos las posibilidades mágicas de las que están dotados. 


En sí misma, la historia encierra dos formas de ver el mundo, un enfrentamiento entre maestro y alumno en el que prevalece el respeto mutuo. Sabe cuidar bien a los personajes, les dota de empatía pese a los errores que pueden llegar a cometer debido a sus miedos y sentimientos, unos más por el conservadurismo y experiencia de Mr. Norrell, y otros causados por la arrogancia y descaro de su pupilo Jonathan Strange. Dos orgullos, dos vanidades, con un objetivo común, que no es más que utilizar la magia para el bien y la prosperidad, pero desde puntos de vista opuestos, y cada uno de ellos manipulado y empleado por una tropa de personajes que van desde políticos, nobles codiciosos e interesados, o duendes infernales cuyos tratos no son precisamente justos. Especial relevancia el papel de las mujeres, cuyos papeles son los que hacen que la trama gire en los momentos oportunos, o de Steven y Childermass, unos secundarios con más importancia de la que al principio demuestran. 


No me ando por las ramas: una miniserie que se disfruta mucho, se ve en seguida (siete capítulos de una hora cada uno), es una rara avis en el panorama televisivo por su naturaleza finita, y que deja ganas de más. Hacedle un hueco porque merece mucho la pena encontrarse con ella.


4 comentarios:

  1. Tengo muchísimas ganas de verla y encima me has puesto los dientes largos. Leí hace tiempo la novela y a pesar de ser densa y lenta, a mí me encantó.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te puedo decir mucho más que no haya dicho ya en la reseña. Me ha encantado, sin duda es un descubrimiento.

      Eliminar
  2. Bueno Aitor, ya conseguí verla... y puedo decir sin temor a equivocarme, que es de lo mejor en series que he visto este año. Magnífica en todo, actores, ambientación, historia. Muy digna del libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado tanto como a mí.

      Eliminar